A simple vista, podríamos ver las palabras «valor» y «costo» como sinónimos, es más, en nuestra vida diaria, la mayoría de nosotros las usamos así, lo cual, para un uso práctico y poco formal, no está mal, pero en realidad no son exactamente lo mismo. Para ayudar a notar esta diferencia y entender cómo se definen los precios en el mercado, pensé en un ejemplo, el de La mansión en un pantano.

Empecemos por imaginarnos que vemos que hay en construcción una mansión, grande, lujosa y bonita, pero se encuentra en un pantano de agua poco profunda, lleno de árboles, oscuro y lejano. Pongámonos a pensar cómo fue construir la casa, pensando en los precios de los materiales, constructores, transporte, máquinas, etc. Todo lo que acabamos de imaginar son los costos de la casa.

Ahora, hagámonos una pregunta: ¿Cuánto pagarían las personas por esta casa? Tomando en cuenta que las características de estas son muy poco convenientes para lo que una persona común busca a la hora de comprar la próxima casa donde quiere vivir, como el lugar o la lejanía con respecto de la ciudad, es muy probable que la persona vaya a pagar muy poco. El precio o la cantidad de dinero que vayan a pagar las personas por la casa será lo que definirá su valor.

Por lo tanto, tenemos que el costo de algo es lo se invirtió en llevar a cabo el proyecto; en este caso, la casa. Pudimos ver que tuvo un costo muy elevado, por lo tanto, el dueño o el que la construyó esperaría venderla también a un precio muy elevado, preferiblemente más elevado que el costo para así obtener una ganancia. Pero, por otro lado, tenemos el valor, el cual se define por medio de la oferta y demanda: si el producto o servicio es muy demandado, el precio sube; si es muy poco demandado, el precio baja.

Si bien es cierto que la casa es grande, esta es muy poco conveniente para la mayoría de personas, pues está en un lugar alejado, lo que quiere decir que nada le queda cerca, y en un pantano, que es un ambiente muy poco agradable; por lo tanto, serán muy pocas las personas que busquen esa casa, lo que se traduce en que la casa tiene una muy poca demanda. Esto significa que el valor de la casa será muy bajo, sin importar el costo inicial de esta; de hecho, el valor podría ser más bajo que el costo inicial.

Con este ejemplo, espero haber ayudado a las personas no solo a diferenciar entre dos palabras, sino también ayudarlas a saber cómo se definen los precios en el mercado, donde el consumidor es prácticamente el jefe.

Imagen tomada de: https://www.besthdwallpaper.com/vispera-de-todos-los-santos/casa-oscura-dt_es-35440.html#

Autor

Sebastián Alvarez

Estudiante de Cuarto Bachillerato, apasionado por la política y la economía. Disfruto mucho de leer, tocar piano y pasar tiempo con mi familia y amigos.

Artículos del autor