El capitalismo, que se basa principalmente en la libertad económica e individual, promueve el libre mercado, libre creación de empresa, libre inversión e intercambio de bienes voluntario, respeto a la propiedad, igualdad ante la ley, entre otras características.

Lamentablemente, a pesar de ser un modelo que ha funcionado en muchos países, hay gente que cree falsos mitos sobre el capitalismo. Entre los mitos más populares y los datos que los desmienten están:

1. El capitalismo solo beneficia al empresario y clase social alta

Esto se suele oír mucho, seguido por los argumentos de que el capitalismo solo implica subir precios y que hay explotación a los trabajadores.

Esto no es verdad, ya que el capitalismo crea un ambiente agradable a la inversión, ya sea local o extranjera, permite la competencia y obliga a que las empresas produzcan un producto o servicio de buena calidad y barato, lo cual resulta más beneficioso para el pueblo. También se sabe que en un país capitalista el trabajador goza de salarios muy altos, tal como Hong Kong ($31,824), que ha sido puntuado como uno de los lugares más libres económicamente (90.4 puntos).

El capitalismo fomenta y apoya la libertad; por lo tanto, todo acuerdo, trabajo o intercambio es voluntario y libre entre las personas involucradas. Por esto mismo, si un trabajador no se siente a gusto con su trabajo o no le parecen las condiciones o salarios que se le paga, este libremente puede irse y buscar otro trabajo con el cual se sienta a gusto.

Acá es donde entra la necesidad de la libre empresa y libre mercado. Este trabajador tiene muchas opciones a donde irse a trabajar y precisamente por eso la empresa deberá esforzarse por mantener a sus trabajadores en las mejores condiciones, al igual que su producto y servicio. Al mismo tiempo el consumidor tiene varias opciones donde comprar o adquirir su producto o servicio y obtener el que más le convenga. Una vez más, vemos cómo el más beneficiado no es el empresario, si no el pueblo.

2. El capitalismo destruye el medio ambiente

Se suele oír muchísimo actualmente que el capitalismo es la causa de tanta emisión de carbono en el mundo actualmente y es el culpable también de catástrofes ambientales.

Lo que se suele oír es algo muy diferente a lo que nos dicen los datos y estadísticas reales a la hora de hablar sobre la libertad económica y desempeño ambiental. Un diagrama nos muestra la comparación de países con base en su relación entre la libertad económica y su puesto en desempeño ambiental.

(Heritage Foundation and UFM Market Trends)

En el diagrama, podemos ver que existe una relación bastante positiva entre ambas características, la media nos muestra que por cada punto de libertad económica que sube un país, sube 0.95 su puntuación en desempeño ambiental.

Luego de esto, también se puede oír que la razón de por qué estos países ocupan un puesto tan alto es porque se aprovechan de países no tan desarrollados y «exportan la polución», con lo que los países desarrollados quedan libres de contaminación mientras se aprovechan de países menos desarrollados para contaminarlos. Si tomamos esto como un dato verdadero, podríamos esperar que países que tienen mayor inversión extranjera directa sean los países con menor puntaje en desempeño ambiental y con mucha más contaminación.

(Banco Mundial, Yale.edu, UFM)

La tabla nos muestra que prácticamente no existe relación, los resultados son muy variables y cambiantes.

Por otro lado, tenemos que los países más limpios solo invierten en otros países limpios, empresas y demás inversiones no van a países que tienen un bajo punteo en desempeño ambiental.

(ONU, UFM)

3. El capitalismo crea pobreza

En países con libertad económica, su pobreza disminuye constante y progresivamente. El éxito en países donde la libertad económica es alta es más que evidente.

Estadísticamente, los países con menos presencia del Estado y más libertad sobre el individuo tanto en su vida como en el mercado resultan los más ricos y también los que más riqueza generan. Podemos tomar como ejemplo lugares como Hong Kong, Singapur, Nueva Zelanda, Suiza y otros más, los cuales son ejemplares hablando de libertad económica y desarrollo, por supuesto.

Se midió la riqueza personal en estos países, quiere decir el nivel de riqueza de un adulto promedio y estos arrojaron resultados especialmente altos; por ejemplo, Suiza ($537.600), Nueva Zelanda ($337.441), Hong Kong ($193.248), Australia ($221.456) y Singapur ($268.776).

Me gustaría resaltar el caso de Singapur, que hace 30 años igualaba a España en renta per cápita; hoy, después de catalogarse como una de las economías más libres del mundo, Singapur dobla la renta per cápita española.

Para concluir, podemos deducir que los mitos son falsos y que la verdad resulta totalmente diferente. Invito a todos a que se informen de estos temas e inviten a otras personas, ya que son muy importantes y decisivos para el bienestar del país, que finalmente somos nosotros mismos.

Autor

Sebastián Alvarez

Soy un estudiante de Cuarto Bachillerato. Me gusta mucho dar mi opinión sobre diferentes temas, como la economía y otros. Me gusta mucho tocar el piano. Estoy abierto a dudas, y todo tipo de opiniones serán bienvenidas.

Artículos del autor