¿Cómo la lectura ayuda al desarrollo de nuestra mente y cómo mantiene estable al cuerpo?

«Lo que para el cuerpo es –eres lo que comes– para la mente es –eres lo que lees–» dice Marysol Alonso, refiriéndose a que la lectura nos ayuda a ejercitar nuestra mente y la hace más grande y creativa, así como el ejercicio hace más grande y fuerte al cuerpo. Siempre nos dicen que leer es importante y, al principio, puede ser que no comprendamos por qué, pero cuando nos sumergimos en lo que estamos leyendo y logramos sentirnos parte de lo que leemos, entendemos. La mente puede llegar a concentrarse tanto que genera un estado de paz, al igual que el cuerpo.

Cuando leemos, nuestra mente logra imaginar escenarios, prosopografías, historias y soluciones nuevas, lo cual es un ejercicio excelente para fortalecer nuestra capacidad mental y nuestras diferentes perspectivas. Estas, luego, nos ayudan para la resolución de problemas de la vida cotidiana. Esto pasa porque leer desarrolla las conexiones neuronales y la reserva cognitiva.

Mientras leemos, se activan principalmente tres partes del cerebro: el área de Wernicke, que está en el lóbulo temporal (comprensión del lenguaje), el área de Giro en el lóbulo parietal (procesos matemáticos, lingüísticos y cognitivos) y el área de Broca del lóbulo frontal (núcleo del lenguaje expresivo). Los especialistas han dicho que, cuando una persona lee las acciones de un personaje en un libro, se activan las mismas áreas del cerebro que se activan cuando realmente realizamos la acción. Esto desarrolla nuestro sentimiento de empatía (cuando nos identificamos con alguien). Por esta razón es que sentimos miedo cuando leemos historias de terror, alivio cuando se resuelve un problema en las historias y curiosidad cuando no terminamos la lectura.

Otra ventaja que la lectura nos otorga es un léxico más extenso, lo que nos da opciones de comunicación y diferentes términos para usar cuando hablamos con los demás. Leer amplía la memoria, ya que mejora la comprensión de las oraciones y esto provoca que cada vez las comprendamos mejor y memoricemos. Por supuesto, se necesita leer con concentración para comprender y experimentar todo lo anterior. Esa es otra ventaja, ya que la lectura aumenta la capacidad de concentración poco a poco. Es decir que, si al principio nos resulta difícil concentrarnos a la hora de leer, poco a poco iremos desarrollando esa actividad si continuamos con el hábito.

Por más increíble que parezca, el hábito de la lectura puede tener influencia en la salud corporal. Por supuesto, es un impacto indirecto y menor, pero nos ayuda a mantenerlo relajado. Leer reduce los niveles de cortisol (hormona del estrés) y hace que la mente se relaje. Con la mente relajada, el cuerpo también se relaja y descansa de la tensión diaria. Puede suceder que mientras leemos, no nos sentimos cómodos, por eso es importante encontrar un lugar adecuado para leer. Es mejor leer en un lugar donde fluya el aire, cerca de la naturaleza, en especial un lugar sin ruido. El ambiente fresco y natural ayuda al cuerpo y al cerebro a oxigenarse, la falta de oxigenación es lo que nos hace bostezar y sentirnos cansados y débiles. Para el cuerpo, el momento de lectura es un momento de meditación y descanso, lo cual es muy importante para mantenerlo sano y estable. Además, si el hábito de lectura se adquiere antes de irse a dormir, este ayuda al cuerpo y a la mente a tener un mejor sueño.

En fin, ¿cómo la lectura ayuda al desarrollo de nuestra mente y cómo mantiene estable al cuerpo? Leer relaja a la mente, por lo que relaja al cuerpo también. Nos ayuda a incrementar muchas de nuestras capacidades mentales y volvernos más creativos. Es importante no perder el hábito de leer, disfrutar las lecturas sobre cosas que nos gustan y aprender a vivir la experiencia en un libro como la vivimos en un viaje. ¡Lee, disfruta, sé creativo y experimenta!

Autora

Elena Monterroso

Me llamo Elena Monterroso. Constantemente estoy en la búsqueda de aprender cosas nuevas y siempre me ha gustado escribir. Hablo español, inglés, francés y estoy estudiando el idioma ruso. Disfruto tocar el piano y estoy aprendiendo a tocar violín. Me encanta pintar, el arte del cine y del espectáculo y, sobre todo, la ciencia y la química. Practico gimnasia artística desde los tres años, este deporte es una gran parte de mi vida, ya que siempre me ha gustado ese sentimiento de libertad cuando estoy en el aire realizando alguna acrobacia. Es por todo lo anterior que escribo acerca de la mente y el cuerpo, pues me parece muy interesante cómo ambos pueden hacer que una persona realice cosas tan diferentes.

Artículos de la autora