¿Cómo salir a la naturaleza beneficia a nuestra mente y nuestro cuerpo?

«En cada paseo por la naturaleza, uno recibe mucho más de lo que anda buscando».

Con esta frase, el naturalista John Muir se refiere a que la naturaleza es tan impresionante y tan infinita, que siempre hallaremos algo interesante y algo nuevo cuando nos ponemos a observar. Pero, además de ser infinita y fascinante, es beneficiosa para nuestra salud mental y corporal, ya que después de todo somos parte de ella. Nos hemos urbanizado mucho a través de los años y no nos hemos dado cuenta. Nos acostumbramos al ambiente artificial y a veces olvidamos el natural, y nuestro cuerpo está diseñado para adaptarse a los diferentes estímulos de la naturaleza.

¿Por qué se dice que estudiar en un lugar abierto es mejor? Pues porque es cierto. Los seres humanos evolucionamos en la naturaleza, las civilizaciones se desarrollaban cerca de los ríos, se tenían jardines y todos los alimentos eran 100% naturales. Sin embargo, hemos permitido que un reloj nos diga qué hacer y a qué hora hacerlo. Esto provoca un ciclo diario, una rutina inalterada que encierra a la mente. Por esto, es importante cambiar de espacio para alterar un poco la rutina y liberar a nuestra mente, y más beneficioso aún es rodearnos con vegetación y aire puro. Esto ayuda a reducir el estrés ya que, al sentirse en un ambiente tranquilo y fresco, los niveles de cortisol producidos disminuyen, lo cual relaja a nuestra mente y, así mismo, a nuestro cuerpo. El estrés produce cansancio mental y no nos permite pensar de forma clara ni ver las cosas desde una perspectiva diferente (algo muy importante a la hora de estudiar o leer, porque la memoria recupera los detalles diferentes que va encontrando, entonces a veces no nos fijamos en esos detalles por falta de una perspectiva fresca). Al reducirse la hormona del cortisol, algunos músculos que tensamos inconscientemente dejan de tensarse, lo que permite una mayor capacidad de calma y concentración.

Cuando nos concentramos en lo que hacemos, también podemos estimular nuestra creatividad. Al encontrarnos en un ambiente tranquilo y lleno de diferentes detalles, formas, colores y movimientos, conseguimos variar con nuestros pensamientos. Se nos facilita crear ideas nuevas, encontrar pequeños pero importantes detalles en ellas y tenemos una imaginación más amplia.

¿Pero solo eso conseguimos? Claramente, este tema se extiende cada vez más. Si desde que somos niños nos acostumbramos a estar rodeados de diferentes estímulos naturales, nuestro sistema inmunológico se ha reforzado bien. En la naturaleza nuestro cuerpo aprende a evitar y luchar contra ciertos riesgos, los cuales son necesarios tomar de vez en cuando como refuerzo. Además de protegernos de enfermedades respiratorias, cardiovasculares, musculares y mentales, nos ayuda a protegernos de ciertos patógenos que pueden llegar a afectarnos en algún momento. Es bueno tener contacto con la tierra, ensuciarnos las manos, sentir la grama y el viento, porque esto también nos da una mejor oxigenación. La oxigenación nos ayuda a aligerar nuestra respiración, a que el oxígeno llegue mejor y mas rápido a nuestros pulmones y a nuestra sangre. El hecho de oxigenar la sangre nos hace sentir más activos mental y corporalmente. Otro elemento que beneficia es la clorofila, no solo rodearnos con ella, sino que también consumirla. Algunos alimentos como las espinacas, brócoli, acelgas, perejil y espárragos contienen cantidades ricas de minerales y vitaminas que oxigenan y aumentan la producción de sangre. Con esto nos podemos llegar a sentir más activos y, en cierto modo, felices.

Entonces, ¿cómo beneficia salir a la naturaleza a nuestra mente y nuestro cuerpo? Estar rodeados de plantas, vida y aire fresco nos hace tranquilizarnos y relajarnos, al igual que nos otorga una mejor oxigenación a la sangre, entonces nos sentimos más despiertos y activos. Estimula nuestra creatividad, aumenta nuestra concentración, reduce el estrés y refuerza el sistema inmune. Es importante no perder de vista que somos parte de la naturaleza y que, sin importar nuestras rutinas, es importante convivir con ella. No solo nos otorga beneficios, sino que es impresionante y fascinante también. Existe una gran variedad de vida y materiales hermosos e increíbles que vale la pena descubrir, por su diversidad de colores, formas y estructuras asombrosas. Así que cuidemos nuestro planeta Tierra y más importante, ¡disfrutémoslo!

Autora

Elena Monterroso

Me llamo Elena Monterroso. Constantemente estoy en la búsqueda de aprender cosas nuevas y siempre me ha gustado escribir. Hablo español, inglés, francés y estoy estudiando el idioma ruso. Disfruto tocar el piano y estoy aprendiendo a tocar violín. Me encanta pintar, el arte del cine y del espectáculo y, sobre todo, la ciencia y la química. Practico gimnasia artística desde los tres años, este deporte es una gran parte de mi vida, ya que siempre me ha gustado ese sentimiento de libertad cuando estoy en el aire realizando alguna acrobacia. Es por todo lo anterior que escribo acerca de la mente y el cuerpo, pues me parece muy interesante cómo ambos pueden hacer que una persona realice cosas tan diferentes.

Artículos de la autora