En este artículo, se estudiará cómo políticas que incluyen gran gasto público, restricciones en el mercado y restricciones a la libertad individual terminan fracasando, tomando como ejemplo el caso de Argentina.

Argentina llegó a ser de los países más ricos, no solo de América, sino que del mundo, llegando incluso a ser un país con destino tanto turístico como laboral para muchos habitantes de todo el planeta, ya que llegaba a tener salarios muchos más altos que los de la vieja Europa. Si embargo, comenzó a sufrir una gran decadencia que no ha frenado y que actualmente lo ha llevado a sufrir de una inestabilidad política, económica y social muy grande, que con el pasar del tiempo va empeorando.

Su éxito comienza en 1853, cuando se hace redacta una nueva constitución, la cual fue puesta en vigencia en 1861. Esta nueva constitución se basaba en las ideas del liberalismo clásico e ideas del pensador argentino Juan Bautista Alberdi.

La constitución que llevó al éxito a la Argentina por varias décadas garantiza la igualdad ante la ley, el respeto a la propiedad privada, la separación de poderes y el libre mercado. Todas esas cosas son claves a la hora de buscar el éxito en un país.

En 1943, surge un golpe de Estado, donde aparece un personaje que tuvo gran influencia en los próximos años. Acá es cuando comienza la historia moderna de Argentina.

Dicho personaje es Juan Domingo Perón, quien llega al poder prometiendo beneficios sociales y grandes obras públicas. Es importante destacar que cuando Juan Domingo Perón llegó al poder Argentina era una de las diez economías más prósperas y ricas de todo el mundo.

Perón comienza a poner en marcha sus planes, donde nacionalizó muchísimas empresas, como las de transporte, energía y comunicaciones. Además, comienza a poner muchas restricciones al comercio, deshaciendo el libre mercado. Todos los proyectos sociales que promete suponen un gran gasto público, el cual financia emitiendo moneda, lo que se traduce en inflación. La inversión extranjera se viene abajo, al igual que la competitividad de empresas locales .

Gracias a la influencia de estas políticas en los últimos 70 años, Argentina ha seguido en una tendencia descendente, dejando al país en 2020 con:

  • Caída del PIB: 12%.
  • Tasa del desempleo: 23%.
  • Inflación: casi 50%.
  • Pobreza: 40%
  • Uno de los tres países del mundo con impuestos más altos a empresas
  • El país de América Latina con más inflación, superado solo por Venezuela

La tabla muestra cómo las políticas de gran gasto público y regulaciones en el mercado que tomó Argentina siendo una de las economías más prósperas del mundo han resultado una vez más en un fracaso, llevando a Argentina desde el top 10 de economías más prósperas del mundo a una Argentina con un 40% de habitantes viviendo en pobreza.

Vemos una vez más cómo políticas que se basan en restringir el mercado y en grandes gastos públicos terminan fracasando, ya que sin un libre mercado no se puede desarrollar correctamente una economía, y con gran gasto público, donde eventualmente el gobierno se queda sin dinero para seguir financiando y manteniendo, lo que lo lleva a emitir moneda para pagar deudas o cobrar impuestos más altos, ninguna de esas una buena idea.

Estas medidas son capaces de destruir y dejar en las ruinas a cualquier país, por más próspero y exitoso que sea.

Autor

Sebastián Alvarez

Estudiante de Cuarto Bachillerato, apasionado por la política y la economía. Disfruto mucho de leer, tocar piano y pasar tiempo con mi familia y amigos.

Artículos del autor