¿Cómo el deporte puede cambiar nuestra mente y ayudar a nuestro cuerpo?

«El deporte no construye el carácter. Lo revela».

Heywood Broun

Esta frase dicha por el periodista quiere decir que el deporte puede hacernos cambiar o mostrar quiénes somos en realidad. Nos ayuda a expresarnos de cierta forma y nos beneficia de muchas otras maneras. Es impresionante cómo un deporte puede cambiar mental, emocional y físicamente la vida de una persona.

Hay una gran diferencia entre «deporte» y «ejercicio». El ejercicio mantiene un balance en nuestra salud, ya que es una actividad que realizamos para mantener una vida equilibrada. El deporte es más que eso, este no es solamente una actividad física, sino que también es una forma de encontrar disciplina, inspiración, pasión, metas y carácter. Este puede llegar a ser más que solo una parte de tu vida, puede llegar a ser tu vida. La inspiración que el deporte nos puede dar para seguir adelante con el resto de situaciones cotidianas se puede volver un propósito y una meta. Hay distintos deportes y, siempre y cuando una persona encuentre en alguno su vocación, este deporte será muy importante para ella.

Los beneficios de hacer deporte para el cuerpo son que lo mantiene activo, lo ayuda a perder grasas innecesarias y lo mantiene en un peso saludable. Pero lo más importante es que reduce las probabilidades de desarrollar ciertas enfermedades, como enfermedades cardiacas, presión arterial alta, diabetes tipo II, osteoporosis, colesterol alto, artritis, alzhéimer, fibromialgia (dolor muscular acompañado de cansancio), resfriados o gripes. Cuando hacemos deporte, nuestro cuerpo se adapta a un ritmo o estilo de vida diferente, más activo, al igual que se adapta a una rutina y le brinda más capacidades y habilidades al cuerpo. Podemos llevarlo a su máxima capacidad y hacer cosas increíbles.

Pero el deporte no solo trae beneficios corporales, sino que también mentales y creo que estos son los que más impacto tienen en una persona. Los beneficios que el deporte otorga a nuestra mente son: ayuda visualizar cuáles son nuestras metas, ayuda a afinar nuestras destrezas, reduce el estrés y probabilidades de enfermedades, como depresión y ansiedad, mejora la autoestima, previene el deterioro cognitivo, aumenta la capacidad de memoria y capacidad del sentido espacial, al igual que la capacidad de concentración y conducta. Cuando una actividad nos gusta mucho y nos inspira, nos genera mucha felicidad y nos ayuda a liberar estrés. Además, el deporte nos fortalece de forma física, mental y emocional. Nos enseña que siempre hay caídas, descensos, bajadas, al igual que en la vida. Pero también nos enseña a enfrentar esas caídas y descensos, a levantarnos y a seguir adelante siempre intentando ir con la cabeza en alto.

Entonces, ¿cómo el deporte puede cambiar nuestra mente y ayudar a nuestro cuerpo? Ayuda a nuestro cuerpo a fortalecerse y mantenerlo saludable y cambia a nuestra mente al reducir el estrés y al mantenerla concentrada. Cuando en realidad nos gusta un deporte, nos hace sentir libres, fuertes y, sobretodo, felices. Aunque existan golpes, lesiones o heridas de vez en cuando, el deporte nos enseña a ser fuertes y enfrentar las dificultades, nos enseña paciencia. Un deporte cambia la vida y nos ayuda. Recuerda, ¡hagas lo que hagas, hazlo con ánimo, con fuerza y más importante, disfrútalo!

Autora

Elena Monterroso

Me llamo Elena Monterroso. Constantemente estoy en la búsqueda de aprender cosas nuevas y siempre me ha gustado escribir. Hablo español, inglés, francés y estoy estudiando el idioma ruso. Disfruto tocar el piano y estoy aprendiendo a tocar violín. Me encanta pintar, el arte del cine y del espectáculo y, sobre todo, la ciencia y la química. Practico gimnasia artística desde los tres años, este deporte es una gran parte de mi vida, ya que siempre me ha gustado ese sentimiento de libertad cuando estoy en el aire realizando alguna acrobacia. Es por todo lo anterior que escribo acerca de la mente y el cuerpo, pues me parece muy interesante cómo ambos pueden hacer que una persona realice cosas tan diferentes.

Artículos de la autora