¿Cómo nos ayuda la imaginación?

«El poder de la imaginación nos hace infinitos».

John Muir

Esta célebre frase de John Muir, un naturalista que escribió diez libros y más de 300 artículos, no significa que seamos inmortales. Esta frase quiere decir que la imaginación nunca nos limita, nos deja estar donde queremos estar, ser quienes queremos ser y hacer lo que queremos hacer. Nada es imposible usando la imaginación, y la mejor parte es que se puede expresar.

El arte, la música, el teatro e incluso la escritura nacieron gracias a la necesidad que tiene el ser humano de expresar lo que piensa y lo que siente. Como seres humanos necesitamos formas de transmitir pensamientos, emociones o ideas. La imaginación tiene mucho que ver con esto, ya que gracias a ella existe la experimentación. Cada vez que nos preguntamos ¿qué pasaría si…? o ¿cómo funciona…? Es porque no queremos limitarnos a ignorar la causa y efecto de lo que nos rodea. Pero cada vez que pensamos en alternas reacciones o consecuencias a algo, estamos usando la imaginación. Cómo dijo el astrofísico Neil deGrasse Tyson «Si un niño se pregunta ¿qué pasa si dejo caer un huevo? Hay que dejar que el niño vea qué pasa cuando cae el huevo. Porque hay que dejar a los niños experimentar». Él da un punto de vista muy válido: cuando experimentamos estamos desarrollando la imaginación porque nos hace pensar en diferentes posibilidades de lo que puede suceder. Imaginar despierta a la curiosidad, y la curiosidad despierta el querer experimentar.

La imaginación ha sido gran parte de la historia humana. Siempre imaginamos seres mitológicos, seres diferentes o nuevas posibilidades. Pero hay una teoría qué dice que mientras más crecemos se pierde la imaginación. ¿Será cierto? Mi teoría personalmente es que mientras más crecemos más conocemos, entonces intentamos encontrar una explicación lógica basándonos solo en lo que sabemos, y no en lo que podríamos descubrir, entonces ya no usamos la creatividad. Sin embargo, sigue siendo muy impresionante cómo un ser humano logra hacer lo que imagina. Desde la prehistoria, los humanos veían volar a las aves y quisieron imitarlas. Años después seguían teniendo el mismo deseo de volar y se inventó el avión. O como la basílica de la Sagrada Familia en Barcelona, España. Antoni Gaudí, el diseñador de esta obra, imaginó una estructura basada en la naturaleza, porque él encontraba en ella la perfección. Por eso las columnas de esta basílica tienen la estructura del tronco y de las ramas de un árbol. Esto nos muestra que nosotros las personas tenemos una increíble capacidad que talvez ningún otro ser vivo tenga: relacionar. Podemos encontrar relaciones entre cualquier cosa, nuestro cerebro está desarrollado para conectar o enlazar diferentes situaciones.

¿Cómo nos ayuda la imaginación? Pues nos ayuda a ser humanos. Tener la libertad de pensar más allá de los límites (de hecho, no hay límites). Nos ayuda de diferente forma a cada uno. A algunos a expresarse, a otros a salir de la realidad del día a día, a otros a inventar, a soñar y a ser quienes queremos en cualquier momento. Esta es una habilidad increíble, así que no la perdamos, seamos creativos y ¡usemos la imaginación!

Autora

Elena Monterroso

Me llamo Elena Monterroso. Constantemente estoy en la búsqueda de aprender cosas nuevas y siempre me ha gustado escribir. Hablo español, inglés, francés y estoy estudiando el idioma ruso. Disfruto tocar el piano y estoy aprendiendo a tocar violín. Me encanta pintar, el arte del cine y del espectáculo y, sobre todo, la ciencia y la química. Practico gimnasia artística desde los tres años, este deporte es una gran parte de mi vida, ya que siempre me ha gustado ese sentimiento de libertad cuando estoy en el aire realizando alguna acrobacia. Es por todo lo anterior que escribo acerca de la mente y el cuerpo, pues me parece muy interesante cómo ambos pueden hacer que una persona realice cosas tan diferentes.

Artículos de la autora