«La disciplina es el puente que une tus metas con su respectivo logro»,

Jim Rohn.

Muchas veces pensamos en nuestros objetivos y metas, lo que queremos llegar a hacer o tener, pero no siempre pensamos en qué podemos hacer para llegar hacia estas metas. Usualmente creamos una lista de acciones a tomar, de corto plazo hasta largo plazo. Muchas veces, con estas acciones, el tiempo se acumula y llegamos a pensar en que estos objetivos son inalcanzables.  Aquí es donde toma acción la disciplina.

Considero que para llegar a nuestras metas y conseguir nuestros logros, como lo dice la frase por Jim Rohn, debemos de ser disciplinados. Esto es lo único que nos mantiene con la cabeza al frente y nos permite seguir adelante, paso a paso.

La palabra «disciplina» significa formar o enseñar. El diccionario de la Enciclopedia Encarta (2006) la define como «doctrina, instrucción de una persona, especialmente en lo moral» y plantea otras definiciones que se relacionan con el mantenimiento o cumplimiento de reglas y normas.

La disciplina puede venir en muchas formas. En los deportes, en el trabajo, en nuestros estudios, y muchísimas otras cosas.  La disciplina escolar es una de estas. Al llegar a desarrollar nuestra disciplina escolar, se logra el aprovechamiento del tiempo en un trabajo integrado, y la obtención de un mejor aprendizaje. Si mantenemos este hábito, podemos llegar a conseguir nuestras metas y conseguir logros en nuestra vida. Es una herramienta que facilita la organización, tiempo, rutinas, y trabajos.

La disciplina puede ser el conjunto de acciones que nosotros mismos proponemos para llegar a nuestras metas de forma recurrente y activa. Al tener disciplina, llegamos a mejorar de muchas maneras, volviéndonos más constantes en nuestras acciones. Es un hábito que nos permite ser proactivos y progresar en nuestros trabajos, tareas, metas u objetivos.

En lo personal, no solo es algo que me ayuda a mejorar mi tiempo y mis tareas del colegio y de la vida cotidiana, sino que me permite mantenerme activa y recordarle a mi cerebro de mis rutinas y lo que me toca hacer, y está comprobado que la disciplina diaria puede llegar a reducir niveles de estrés y ansiedad. Por lo tanto, considero este hábito relevante en todas nuestras vidas, y es algo que todos debemos implementar y desarrollar.

Autora

Anika Capuano

Hola, mi nombre es Anika Capuano. Estoy en tercero básico. Me encanta leer y escribir de todo, empecé desde pequeña y desde entonces me apasiona mucho. Es algo que hago en mi tiempo libre, al igual que bastantes otras cosas. Considero que es una forma de arte, ya que nos podemos expresar libremente, y es por eso que decidí tomar un poco de mi tiempo para escribir en el e-capirucho.

Artículos de la autora